Archivo de la etiqueta: Programación TV

El secreto de la Isla de las Focas

El secreto de la Isla de las Focas (***)
17.45 / programación TDT Gran Vía / Comedia
EEUU. 1994. (97 minutos). Dir.: John Sayles. Int.: Jeni Courtney y Eileen Colgan.
La protagonista es una adolescente que trata de recuperar a su pequeño hermano, arrastrado por el mar a bordo de su cuna, y de evitar que sus abuelos pierdan sus propiedades. Son elementos argumentales propicios para un cuento de hadas y una comedia familiar y sentimental, pero, como no podía ser menos, John Sayles evita esos géneros, y cualquier otro, para hacer una película muy personal y original, la evocación o creación de una leyenda. La acción se sitúa en una isla irlandesa, la Isla de las Focas, donde viven los abuelos de la niña. Estos le cuentan que, antaño, un antepasado conoció a una sirena y se casó con ella. Se lo cuentan para explicarle el vínculo que la familia tiene con el mar y otra manifestación de tal vínculo, casi de pertenencia, es la desaparición del hermano. Sayles trata esta fantasía con toda seriedad y convicción, sin trucos conmovedores o cómicos, buscando la naturalidad de los personajes y, con la colaboración del gran operador Haskell Wexler, sacando el mayor partido de los exteriores.

Dos chicas de hoy

Dos chicas de hoy (ooo)
5.25 / programación TV Antena 3 / Comedia
Career Girls. EEUU. 1996. (87 minutos). Dir.: Mike Leigh. Int.: Katrin Cartidge y Lynda Steadman.
Mike Leigh, cronista satírico, divertido, crítico y realista de las secuelas que el neoliberalismo thatcheriano dejó en los sectores más indefensos de la sociedad británica, rebajó las ambiciones de su anterior y muy superior Secretos y mentiras (realizada con los mismos colaboradores) al seguir las andanzas londinenses de dos mujeres muy buenas amigas y muy distintas, la dinámica Hannah (Katrin Cartlidge) y la tímida Annie (Lynda Steadman), que años después de haber compartido piso siendo estudiantes se reencuentran en Londres y reencuentran también a antiguas parejas. Leigh muestra desilusiones y situaciones pintorescas y divertidas con un estilo un tanto crispado.

El caso Bourne

El caso Bourne (**)
22.30 / Canal Plus / Espionaje
The Bourne Identity. EEUU. Estrenos de cine 2002. (119 minutos). Dir.: Doug Liman. Int.: Matt Damon y Franka Potente.
Un hombre amnésico, Bourne, logra llegar a un banco de Zurich donde descubre que tiene una fortuna, pasaportes que le dan distintas personalidades y nacionalidades y una pistola. Bourne descubre también que policías y agentes secretos están empeñados en matarle. Aunque proceda de una novela de Robert Ludlum que ya había sido adaptada a telefilme, su modelo parece Con la muerte en los talones, cuyo héroe tenía que descubrir su falsa personalidad antes de que la policía o los agentes secretos acabaran con él. Bourne, acompañado de una mujer conocida por azar, debe descubrir su verdadera personalidad antes de que eso ocurra, pero tiene la ventaja de ser un profesional y por lo que su situación es menos dramática. Hay espectáculo de imágenes impactantes y sonido atronador, con un guión cargado de inverosimilitudes en la pura acción, vertiginosas persecuciones por atractivos escenarios parisinos y sólido reparto.

El show de Truman

El show de Truman (***)
Programación TV 23.00 / Tele 5 / Melodrama
EEUU. 1998. (103 minutos). Dir.: Peter Weir. Int.: Jim Carrey y Laura Linney.
El director australiano Peter Weir consolidó su prestigio y el histriónico Jim Carrey conquistó el que se le había negado con esta sátira en la que interpreta (y muy bien) a su contrario: un actor que lo es inconscientemente y a su pesar. Truman Burbank vive en un mundo ideal (vecino de una agradable ciudad costera, felizmente casado, con un buen trabajo), pero sospecha que hay algo raro en esa placentera existencia, y, en efecto, lo hay: es, desde hace 30 años, desde que nació, el protagonista de un programa de televisión que, durante 24 horas al día, sigue cada uno de sus pasos; esa ciudad no es sino un gigantesco plató poblado por actores que interpretan a sus amigos. Un astuto productor ha adivinado que el público está saturado de ficciones y le proporciona una realidad: la vida de Truman. Evidentemente, se trata de una sátira de la programación televisión y de una burla de quienes se entretienen contemplando vidas ajenas, aunque éstas no tengan mayor interés, pero también, y más importante, de una sátira del concepto que del paraíso terrenal tiene la actual sociedad estadounidense y de un homenaje al afán de libertad: el de Truman. Peter Weir, el guionista Andrew Niccol y el actor Ed Harris fueron candidatos al Oscar.

Un domingo feliz

Un domingo feliz (**)
2.20 / La 2 / Melodrama
España. Estrenos de cine 1988. (87 minutos). Dir.: Olegario Barrera. I.: Víctor Cuica y Anthony Sauce.
Pertenece a una serie de coproducciones de TVE sobre argumentos de García Márquez (éste escribió el guión con Eliseo Alberto y el director Olegario Barrera) y se sitúa muy por encima de la media de los telefilmes. Es una bonita historia de amistad e iniciación: un niño, hijo único de una rica pareja, se entera de que sus padres le van a enviar a estudiar fuera y, para evitarlo, se fuga y finge su secuestro. Por las calles de Caracas conoce a un músico que le protege y le introduce en mundos que estaban vedados al chico y que le deslumbran.

Dirigir la publicidad a adolescentes

Por un lado los niños y adolescentes son interesantes para la economía por su bastante fuerte poder adquisitivo, por otro lado por su influencia sobre la conducta como compradores de sus padres. Los niños crean expectaciones de marcas, independientemente si sean positivas, negativas o neutral y ya están acostumbrados ser vistos y tratados como consumidores. La ventaja a largo plazo paro los agentes de publicidad está en la fidelidad del niño, que se transforma en fidelidad a la marca una vez siendo adulto. Su más fácil sugestibilidad convierte a los niños y adolescentes en un público objetivo especialmente deseado por la economía publicitaria.
Marcas y personajes de la publicidad se convierten en héroes en libros para niños. Para evitar que los niños vean mucha publicidad es mejor buscar programas en la programacion TDT que no tengan mucha publicidad y evitar estrenos de cine con mucha publicidad. La industria publicitara se encuentra bajo presión creciente por supuestas relaciones entre anuncios publicitarios y una serie de problemas sociales, especialmente del creciente problema de sobrepeso. Este problema no se centra sólo en lugares regionales o en parejas liberales sino existe mundialmente. Fabricantes de juguetes, golosinas, helados, cereales y artículos deportivos dirigen sus anuncios publicitarios preferiblemente a niños y adolescentes. Pero también publicidad de productos para adultos se dirige al mismo tiempo a los consumidores de mañana y prefiere los medios como soporte publicitario para llegar a los más jóvenes. Hay críticos que se oponen al hecho que niños y jóvenes sean grupo meta para publicidad reduciendo los jóvenes cada vez más al papel de consumidor, considerando el mercado de los niños y jóvenes, ya que es precisamente allí dónde la resistencia a la publicidad es más débil. Los niños pertenecen a los observadores más atentos de la publicidad, saben cantar los jingles y identificar los logotipos, estando unidos a productos de forma muy emocional. Lo que no entienden sin embargo son las relaciones y como la publicidad funciona. Los medios de comunicación de masas no sólo venden productos sino también ilusiones, ideas de a quien deberíamos respectar y apreciar.
Legisladores parten de hipótesis de una sugestibilidad más grande de los niños y adolescentes. Correspondientemente es necesaria su protección, de modo que por ejemplo no es admitido dirigir anuncios publicitarios de bebidas alcohólicas ni a niños ni a adolescentes. Tampoco se debe presentar los anuncios de una forma que guste especialmente a niños y adolescentes o mostrar a ellos consumiendo alcohol.